Menu

Una familia humilde en busca de una vida mejor

Autor:

Jose Ramón Cuevas Monje

Edad:

 65 años

Localidad:

Trapagaran

Nací en el año 1949 tengo ahora 65 años. Empecé el colegio a los 5 años en mi pueblo, un pueblo de la provincia de León, un pueblo minero, y ganadero, y de labradores, mi padre trabajaba en la mina y en el campo, cuando mi padre estaba en la mina mi madre tenía que hacer las labores del campo y cuidar a los animales y a los dos hijos.

Leer más ...

Clases nocturnas tras un día de trabajo

Autor:

Julio Cano García

Edad:

 80 años

Localidad:

Trapagaran

Hola, me llamo Julio Cano García y tengo 80 años. Nací en 1934 en Peñafiel, un pueblo de la provincia de Valladolid, de unos 7000 habitantes. Mi familia era humilde, honrada y trabajadora. Soy el segundo de cuatro hermanos. Conocí la dureza de la postguerra y, como entonces el campo era la única forma de ayudar para completar lo poco que ganaba el cabeza de familia, empecé a trabajar con diez años junto a mi hermano mayor, que tenía trece. Más tarde estuve trabajando en dos empresas, donde aprendí el oficio de albañil, y desde entonces estuve aportando a mis padres el sueldo íntegro hasta que me casé.

Leer más ...

El Padre (a mi padre)

Autor:

Palmira Ramiro

Edad:

69 años

Localidad:

Trapagaran

Generalmente en la infancia, nuestro primer amor se proyecta hacia la madre, es ella por regla general quien nos proporciona el primer alimento, las primeras caricias y todos los cuidados de que tan necesitados estamos. A menudo también, suele hacer de compañera de juegos, amiga y hasta cómplice. Desde que nacemos suele ser siempre la madre nuestra favorita. ¿Y el padre? ¿Cómo vemos al padre?.

Leer más ...

Sin pierna y sin justicia

Autor:

Aurelio de la Cruz

Edad:

82 años

Localidad:

Trapagaran

Tenía 23 años. Había cumplido el servicio militar en Bilbao como voluntario en el cuartel de Garellano y trabajaba en una empresa como administrativo. Me encontraba, pensaba, en una situación bastante aceptable para mi edad. Pero un 28 de agosto de 1954 en que me dirigía a Bilbao un día de semana grande a pasar la tarde, el tren de Triano descarriló en el cambio de vía que va a la Punta, en Sestao, poco antes del puente sobre el rio Cadagua hacia Baracaldo. Estos son los hechos.

De dicho accidente resulté con la amputación de una pierna, tenía 23 años. Vivía en la Arboleda, con mis padres. No se puede expresar con palabras lo que entonces sentí y pensé. El sufrimiento físico lo dejo para mí.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

Organiza

SpanishESEuskaraeu-ES