Menu

Escoltando la huerta

Jesús Requero Jesús Requero

Autor:

Jesús Requero

Edad:

88 años

Localidad:

Barakaldo

Hoy nos viene a contar su historia, desde Gallarta, un hombre que ha demostrado que se puede llegar a donde sea luchando y trabajando duro. Jesús Requero Zabala nació el 16 de marzo del 1925 siendo el noveno hijo de una familia de trabajadores. Su historia se desarrolla durante la guerra del 36 en Gallarta donde iban todos los batallones y donde posteriormente, según nos cuenta “ocurrió la escabechina”.

A Jesús le tocó vivir ese tiempo y era muy joven cuando vio morir a mucha gente durante los bombardeos. El vivía solo con su madre y fue una época muy dura porque ésta “andaba mal de los bronquios y tenía muy poca salud” por lo que le tocó a él trabajar en las labores de casa. Se encargaba de cocinar, fregar, lavar, atendía a las vacas… y “trabajaba todos los sábados y domingos en la huerta mientras sus amigos iban a la playa”, nos cuenta.

Además de esto, vino el hambre y nos dice: “la comida no existía, solo existía el robo”. Ellos disponían de una pequeña huerta de la que conseguían los alimentos necesarios para salir adelante, pero muchas veces, cuando Jesús recogía la cosecha, volvía a casa con las manos vacías, ya que a causa de la penuria la gente no tenía comida y robaba para alimentarse. Así que Jesús se vio obligado a hacer guardia a las noches para defender la huerta.

Era muy joven cuando mataron a su hermano en la guerra y a partir de ahí la familia se rompió y se fue distanciando. Tenía 12 años cuando entró a trabajar en Zorroza, en una base móvil donde se hacían camiones, exactamente “Fiat” y “3HC”. Allí estuvo un año hasta que trasladaron la empresa a Madrid. Entonces tuvo que dejar de trabajar hasta que el cuñado de su hermana le ofreció un puesto en la construcción, y aceptó.

Los peores años de mi vida, trabajaba como un burro para cobrar cuatro perras”, afirma. Jesús se quejaba por su penosa condición como trabajador y como las quejas llegaban a su cuñado, lo único que conseguía era que le llevaran a la cuadra para “sacudirle a estopa”, por “desagradecido”, ya que encima de que le había dado trabajo protestaba. Posteriormente salió de allí, “a Dios gracias” y comenzó a trabajar en ‘Babcock & Wilcox’, empresa multinacional estadounidense en la que estuvo hasta el día de su jubilación, es decir, un total de 42 años de duro trabajo en la empresa.

A sus 88 años forma parte de un grupo de voluntarios que se encarga de ofrecer espectáculos en las residencias y hospitales para alegrar o simplemente sacar una sonrisa a la gente que lo necesita. Para ello se viste de payaso; y es algo que le gusta mucho hacer porque es muy satisfactorio para otras personas. Así nos demuestra que es una persona muy solidaria.

Anima a otras personas mayores o que estén jubiladas a que prueben a colaborar en organizaciones con el mismo fin o simplemente a que, de vez en cuando, vayan a las residencias a animar a las personas mayores, que probablemente sean las que más lo necesiten y lo agradezcan.

Su consejo para la juventud de hoy en día que “sobrevive” en estos tiempos de crisis es que hay que trabajar muy duro para conseguir el máximo dinero posible, por muy poco que sea, para poder salir adelante. Jesús dice que a lo largo de la vida hay muchos momentos que van a ser malos pero hay que esforzarse en “tratar de cambiarlos a momentos buenos”, por muy difícil que sea. Y para eso lo que hace falta es empeño y dedicación.

  • Valora este artículo
    (3 votos)
Más en esta categoría: Con la fuerza de Tantin »

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

Organiza

SpanishESEuskaraeu-ES