Menu

Con 14 años y dentadura postiza

Maria Luisa Maria Luisa

Autor:

María Luisa

Edad:

76 años

Localidad:

Bilbao

María Luisa vivió su infancia junto con sus abuelos, sus tíos, y su hermana hasta los 13 años, en Gorozika (Muxica), en un contexto realmente humilde. Según nos cuenta, disponían de muy pocos recursos: ni agua, ni luz, ni calefacción… y tanto fue así que por las tardes debía ir ella misma, Mª Luisa, a por agua o a recoger fruta caminando ya que su familia trabajaba para conseguir algo. Y en la misma línea, nunca tuvo día de reyes, salvo unos caramelos de guirlache y almendra.  Aunque confiesa que aun y todo, eran felices con lo que tenían, jugando libremente (sin muñeca alguna). Sin duda, tenían momentos realmente felices a pesar de no tener NADA.

Desde los 12 años hasta los 21 años, Mª Luisa, estuvo interna en un colegio de Algorta (con las adoratrices). Allí, en el colegio, tenían a todos los estudiantes muy rígidos, “rectos”; no podían hablar entre ellos, entre los compañeros/as (ni siquiera relacionarse con su hermana), tampoco podían llevar pendientes, sortijas… No tenían libertad alguna.

Como experiencia impactante nos cuenta Mª Luisa, lo que le ocurrió con su muela de juicio, una historia para no dormir. Este caso delicado le pasó cuando ella tenía 14 años, y es que le salió un flemón en un pómulo a cuenta de una muela de juicio infectada, y las monjas, por su parte, desconocían / ignoraban la problemática, y lo atajaban con una aspirina. Cuando se dieron cuenta las monjas de que podía tener el carrillo infectado, le informaron a la madre de MªLuisa, y fue cuando pudieron poner los medios para rebajar lo máximo posible el problema tan imprevisto. Por suerte, en aquella época en la que no había recursos económicos suficientes para costear tareas de dentista, Mª Luisa tenía un tío dentista para que pudiera intervenir en el problema. Sin embargo, el momento en el que las monjas vieron la infección y dieron el aviso de esa muela, por desgracia, fue demasiado tarde y se había extendido la infección a toda la boca. Por esa razón, para cuando acudieron al dentista aquella infección no tenía arreglo ninguno y la solución única viable que vio el dentista fue el retirar todos sus dientes, y en su lugar, colocar otros nuevos fijos, para luego poder pasar a la dentadura postiza. Esto para Mª Luisa, fue un grave palo y nos lo confiesa con rabia, y es que además, hasta entonces había tenido muy buena dentadura, tal y como además igualmente lo comentó su dentista “te hago un collar, si quieres con estas piezas tan buenas”.

A continuación, después de pasar por este colegio interno, Mª Luisa pasó a trabajar durante más de 40 años, en una casa de manera interna, y así estuvo año tras año hasta la edad de su jubilación, trabajo en el cual a pesar de tener también algunos buenos recuerdos, le dejó con los huesos y la espalda notablemente quebrados. Este trabajo lo complementaba con otras tareas voluntarias, como tareas de cocina en un comedor social y en también otras tantas tareas en las Hermanitas de los pobres. Pero, tal y como ella dice, era lo que les tocaba: ¡trabajar y nada más!, y estar agradecidas por la vida.

Cuando Mª Luisa piensa en los jóvenes de hoy en día y las nuevas generaciones, a pesar de estar en plena crisis económica, los ve muy distintos a como lo han sido ellos/as mismos. La falta de iniciativa, el exceso de vicios, el inconformismo, y también la falta de interés en la fe, son unos aspectos, que según MªLuisa, les caracteriza a los jóvenes de hoy en día, y lamentablemente, a duras penas ve que puedan cambien sus actitudes; dicho en otras palabras, MªLuisa, se nos muestra escéptica ante los cambios de actitudes en los jóvenes.

Sin embargo, sí que confiamos desde aquí que su proceso sacrificado y a la par feliz siga sirviendo como modelo para las personas futuras, además que después sí que resalta unos ejemplos de jóvenes voluntarios que recuerda como personas que han dado pasos adecuados a lo largo de sus vidas y tiene buena opinión de ellos. Esperemos que más jóvenes que ahora resulten invisibilizados… ¡mantengan un rumbo de voluntad similar al de los casos de MªLuisa!

  • Valora este artículo
    (1 Voto)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

Organiza

SpanishESEuskaraeu-ES