Menu

Quién dijo cambio

¿Quién dijo cambio? ¿Quién dijo cambio?

Autor:

Ciriaco Manso Rojo

Edad:

 84 años

Localidad:

Bilbao

HISTORIA O EVENTO

Ciriaco se llama el protagonista de nuestra historia. Viene de una familia de 4 hermanos, donde Ciriaco es el mayor. Tras él le siguen dos chicos más, una chica y otro varón por orden cronológico, haciendo un total de 5 hermanos. Todos viven en Zamora junto a su madre Isidora  y su padre Eusebio. Ambos trabajan en el campo con diferentes animales: cabras, vacas, ovejas, algún caballo,…

A los 18 años Ciriaco decide buscar suerte y ponerse a trabajar en la antigua Iberduero. Trabajando allí conoció a un amigo, Julian Azkona, del que se haría inseparable, que había nacido en Bilbao pero  que por circunstancias de la vida le llevo a residir en esos momentos en Zamora. Su amistad se fue forjando cada vez más con el tiempo y ambos decidieron salir de Zamora en busca de un trabajo mejor.

Juntos emprendieron un viaje hacia Asturias en el tren de la Robla, dejando atrás a sus padres y sus hermanos, y sin haberles dicho que ese mismo día iba a cambiar el rumbo de su vida, ya que la relación con su familia no era la más deseada. Su familia se enteró de su viaje ya que al darse cuenta que Ciriaco no llegaba a casa ese día llamaron a su trabajo, Iberduero, y fueron ellos quienes les informaron de su viaje.
Apenas estuvieron 15 días en Asturias y tras ver el mal tiempo que hacía, que no encontraban un buen trabajo, y las malas circunstancias que estaban pasando,  y al quedarse sin dinero, tuvieron que comenzar a andar hasta que llegaron a Santander.

¡De Asturias a Santander andando!.

Una vez en Santander apenas tuvieron trabajo para 10 días, asique tuvieron que volver a emprender la marcha y llegaron a Burgos, por supuesto también andando, ya que seguían sin dinero, sin poder coger el tren, y pasando mucha hambre. Fueron muchas las penurias que tuvieron que pasar en su camino, sin dinero, sin tener nada que meterse a la boca y durmiendo en la calle. Cuando llegaron a Burgos, y tras realizar pequeños trabajos por el camino, consiguieron tener algo de dinero para coger el tren de la Robla de Burgos a Bilbao.

¡Por fin habían llegado a su destino!, donde tantas veces habían soñado con esa vida mejor. El destino les llevó hasta Zeanuri, donde allí por fin encontraron un buen trabajo. En Zeanuri se quedaron los dos grandes amigos, tan inseparables, que tantas penas y hambre pasaron juntos, trabajando, pero años después su amigo Julián tuvo que marcharse a Venezuela, quedándose Ciriaco allí en Zeanuri.

Pero no fue mucho el tiempo que pasó sólo allí, ya que precisamente muy cerquita de donde trabajaba, en Villaro, conoció a la que tiempo después se convertiría en su mujer, Francisca Santiago. Ciriaco no dudó ni por un momento en irse a vivir a Villaro, donde formaría una familia junto a su mujer y 3 hijos (2 chicas y 1 chico). Acostumbrado a andar, iba y volvía del trabajo andando, desde Villaro hasta Zeanuri.

Finalmente, y tras tener ya su vida estable, le cambiaron el trabajo a Bilbao, y tenía, ahora sí en tren, que ir y volver todos los días de Villaro a Bilbao para trabajar. Asique Ciriaco, ni corto ni perezoso, no dudó en trasladar a toda su familia a Bilbao, donde tantas veces había soñado con esa vida mejor, con un buen trabajo, y con mayor calidad de vida.

Y por fin, en Bilbao, se instaló definitivamente, donde aún continúa viviendo.

COMO SE SUPERÓ

El malestar y las inquietudes de Ciriaco no le dejaban ser feliz en el lugar que estaba. Él bien sabía que irse de allí iba a ser muy difícil y que eso iba a entrañar superar muchos obstáculos, pasando grandes necesidades, pero su afán y sus valores iban mucho más allá del miedo. Su meta y su destino quería que fuera otro, otro muy distinto al que estaba viviendo, asique eso fue precisamente la ayuda para superar las adversidades, mantener siempre presente la meta, a donde queremos ir, que queremos conseguir, y saber que aunque todo eso conllevara un alto precio, la vida luego iba a ser mucho más bonita y feliz.

Su meta: Intentar tener una vida mejor.

ENSEÑANZA FUNDAMENTAL

El dejar a tu familia, tener que andar tantos y tantos kilómetros, pasar hambre, dormir a la intemperie,…todo eso y mucho más son cosas que te marcan para toda tu vida. Pero es importante no perder de vista la meta, el por qué estamos soportando esas circunstancias, el recordar que, aunque los cambios nos asusten a todos, todo puede salir bien, lograr tus sueños, mejorar tu vida,…

Estando en Zamora tenía que trabajar todos los días. Allí no existían los días festivos, ni en navidad, ni cuando lloviese, nevara, etc. Allí se trabajaba todos los días, muchísimas horas, sin descansos, y muchos días hasta sin salario. Con sus padres no tenía la mejor relación posible, (aunque tampoco era mala) y su trabajo era algo que no le llenaba en su interior.

Ahora Ciriaco dice: “He aprendido a respetarme a mí mismo y también a los demás”. “Luché por los valores que quería, persistiendo a las malas rachas y mucho hambre, pero mi idea y mis valores han permanecido presentes y es lo que te hace ser fuerte y seguir hacia delante sin mirar atrás”.

CONSEJOS QUE DAR

Si vas a desempeñar una aventura como esta sobre todo no ir sólo, porque si ya de por sí es peligroso, pasas hambre, duermes en la calle, etc., el ir solo te puede ocasionar algún que otro susto más. Además al ir sólo seguro que se te hace el camino mucho más largo y aburrido. Ciriaco comenta: “En esta vida hay que ser emprendedor, tener las ideas claras, saber lo que quiere uno, y luchar por ello”.

No dejes que el miedo al cambio, a lo desconocido, te frene tus ganas de vivir.

  • Valora este artículo
    (1 Voto)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

Organiza

SpanishESEuskaraeu-ES