Menu

Sin pierna y sin justicia

Aurelio de la Cruz Romero Aurelio de la Cruz Romero

Autor:

Aurelio de la Cruz

Edad:

82 años

Localidad:

Trapagaran

Tenía 23 años. Había cumplido el servicio militar en Bilbao como voluntario en el cuartel de Garellano y trabajaba en una empresa como administrativo. Me encontraba, pensaba, en una situación bastante aceptable para mi edad. Pero un 28 de agosto de 1954 en que me dirigía a Bilbao un día de semana grande a pasar la tarde, el tren de Triano descarriló en el cambio de vía que va a la Punta, en Sestao, poco antes del puente sobre el rio Cadagua hacia Baracaldo. Estos son los hechos.

De dicho accidente resulté con la amputación de una pierna, tenía 23 años. Vivía en la Arboleda, con mis padres. No se puede expresar con palabras lo que entonces sentí y pensé. El sufrimiento físico lo dejo para mí.

Empieza la crisis interna. 23 años y sin una pierna. Me siento un inválido total. No podré volver a mi trabajo. Piensas muchas cosas. Renfe no se hace caso de soluciones. Cuento lo sucedido con escritos a varios organismos de entonces: Directores de Renfe en Bilbao y Madrid, Ministerio de Justicia  Sr. Yturmendi, Franco, etc,. Nadie me responde y por fin en una entrevista que consigo con el Jefe del Seguro Obligatorio de pasajeros de Renfe, me amenaza con llamar a la policía e ingresarme en La Rínaga. (La cárcel.)

¿Cómo se superó la situación?. Me tuve que callar. La situación la superé a fuerza de mucho sufrimiento, de mucha ayuda moral de mi familia y de todas las personas que estuvieron siempre a mi lado, la parte económica me la solucionó la Empresa en la que continué trabajando que me abonó los 18 meses que tardé en incorporarme a mi puesto de trabajo y en ella seguí hasta mi jubilación.

La enseñanza fundamental que me aportó fue que no existía justicia para la clase trabajadora. Que los Organismos oficiales a los que recurrí no quisieron saber nada. Por pedir que se hiciera  justicia me metían en la  cárcel. Me sentí totalmente impotente, me falló el Gobierno, las Instituciones, la política, los políticos, todas las personas que poseen el poder, que prometen y no cumplen.

Pero esta fue una crisis solo mía y en la que más rechazado y humillado me sentí.

Desde que tengo uso de razón he pasado por muchas crisis. Soy nieto, hijo, hermano y sobrino de mineros de la Arboleda. Nacido en 1930, pensad en las muchas crisis de todo tipo que he podido vivir. La actual es una crisis global. Creo que provocada por los grandes capitalistas, La mala administración del Estado y el egoismo y la ignorancia  de muchas gentes.

Las crisis se resuelven, pero nunca bien y después de mucho tiempo desgraciadamente, con mucha lucha y siempre con perdidas y sacrificios para los trabajadores.

Es muy fácil dar consejos La enseñanza fundamental que me aportó fue que no existía justicia para la clase trabajadorapara que el pueblo resista, que espere, prometerle cosas y soluciones que no se ven. Y que critiquen sus manifestaciones masivas, sus paros, sus huelgas para que cesen los despidos, los desahucios, los recortes conseguidos a fuerza de sacrificios.

Pero es necesario meterse en la piel del padre de familia despedido de su trabajo y con un subsidio miserable. Es necesario meterse en la piel del sacado de su casa a la fuerza. Es necesario meterse en la piel de todos esos pobres de los que hay más cada vez. En la piel de esa juventud sin trabajo.

Para luchar contra estas adversidades, lo primero es necesario que el pueblo esté bien informado de lo que pasa, que estudie, que se forme y que trabaje. Pero falta o se adultera la información, se recorta la enseñanza, no hay trabajo. Difícil solución. Difícil para el pueblo llano.

Tenemos más de un 20%  de paro, muchos políticos corruptos, empresas y comercios que se han visto obligados a cerrar, pero es necesario seguir luchando con los medios de que disponemos, con respeto y sin algaradas callejeras de las que algunos se aprovechan para otros fines.

Hace poco escuché una frase que me pareció muy importante: "Si no nos dejan soñar, no les dejaremos dormir" pero no les deje dormir su conciencia. Sin violencia por nuestra parte.

En este país hemos tenido muchas crisis. No salimos de una y nos meten en otra. Altos Hornos, Euskalduna, toda la industria de la margen izquierda del Nervión. ¿ Cómo se solucionaron?.

No tenéis nada más que repasar un poco la lucha de clases habidas. Son aún muy recientes. Los aitites y algunos aitas las hemos vivido. No os dejéis arrebatar lo que nos costó alcanzar con tanto esfuerzo. No hace mucho, el recientemente fallecido José Luis San Pedro, decía que el pueblo tenía miedo porque tenía algo que perder, pero cuando no tuvieran ya nada que perder, vendría la violencia, no lleguemos nunca a esa situación. Espero que vosotros, todos los jóvenes, sepáis luchar, uséis vuestros conocimientos de la forma adecuada y salgáis adelante. Así lo espero y deseo.

  • Valora este artículo
    (27 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

Organiza

SpanishESEuskaraeu-ES