Menu

Un pasado muy presente

Un pasado muy presente Un pasado muy presente

Autor:

Blanca Bahon Moragrega

Edad:

 

Localidad:

Trapagaran

A día de hoy, nuestros mayores miran con gran preocupación las situación actual de nuestra sociedad, que ha experimentado un retroceso, debido a la grave crisis que padecemos. Ellos, lucharon por sobrevivir  en una etapa durísima de su vida. Algunos, eran aún muy niños, otros adolescentes y a los más jóvenes les tocó luchar en aquella cruenta Guerra Civil del año 1937.

Fueron tiempos inciertos de hambre, muerte y miseria", contaba mi aita, y decía: En muchos hogares las familias, aparte de las penurias, sufrían por los hijos que luchaban en el frente. Los más pequeños intentábamos todas las artimañas, para llevarnos un trozo de alimento a la boca. El hambre era nuestra constante diaria. Recuerdo que un día, mi madre  me había mandado ir a comprar patatas  y un poco de grasa de cerdo. La recuerdo con cara de preocupación mientras contaba y recontaba el poco dinero que tenía, pasándolo de una mano a otra, como si esperase a que aumentara. Después guardaba unas monedas como oro en paño, en un bolsillo de su faldiquera.

Vivíamos en el último piso de una vieja casa de cinco plantas, situado en La Peña,  (un barrio de Bilbao). Solía bajar las deterioradas escaleras de madera saltándolas de dos en dos mientras pensaba  que el día que fuese mayor y ganara mucho dinero, le compraría a mi madre una tienda de ultramarinos como la de la señora Luisa.

Mi Hermana Adela trabajaba cosiendo ropa  para Intendencia y mis dos hermanas pequeñas Mari y Fina ayudaban en casa, a remendar la ropa y a hacer suelas de cartón para nuestros maltrechos zapatos, y poder seguir tirando con la escasa ropa y calzado que teníamos.

También  recuerdo, otro de aquellos fatigosos días. Las tripas me hacían un ruido terrible, apenas había comido, tan solo un escaso trozo de pan untado, en una especie de grasilla y se me ocurrió pasar  por la tienda de la señora Luisa. Sin mediar palabra comencé a ordenarle las barquillas de fruta, los sacos de patatas; después le dije: que también podría ayudarle a barrer; limpiar el mostrador; ordenar las baldas.  Y así lo hice. Ella quedó muy agradecida, pues se ocupaba del todo el trabajo del establecimiento. En compensación por mi  labor,  me dio un paquete enorme de cacahuetes. Salí feliz y contento con mi suculento regalo. Me comí todos los maníses con cáscara incluida. A consecuencia de tal atracón, enfermé de Ictericia.  Llegué a perder todo el cabello, pero pude contarlo gracias al medico Don Leandro;  que me preparó un brebaje (omito decir su composición) aquello me supo a demonios,  pero logró curarme.

Hay otra anécdota tragicómica. “En la ocupación franquista recuerdo las largas esperas que tenía que hacer la gente en el famoso Fielato donde había que pagar el derecho al consumo, por obtener  unos escasos alimentos.

Un día de aquellos estaba con mi madre esperando el turno para que nos dieran un poco de carne y aceite.  La señora que estaba detrás de nosotros dijo gruñendo en voz alta:  ¡Tengo en casa cuatro hijos que atender! ¡He madrugado y llevo dos horas en esta cola! ¡No hay derecho!

Al instante la conminó al orden un policía franquista diciéndola “En la España de Franco, no hay colas”, se dice:¡Filas, señora!

Dio la casualidad que en ese preciso momento, un hombre pasaba con un burro que portaba en las alforjas dos cantimploras. Cuando la susodicha vio al burro, muy plantada con aire socarrón y muy atrevida, dadas las circunstancias se dirigió al guardia,  señalando al cuadrúpedo, y  dijo: ¡Mire, mire señor como mueve la fila el burro!. Gracias a dios sobrevivimos todos a ese día.

Fueron muchas las vivencias, que mi aita nos contó a lo largo de su longeva vida.  Fragmentos de experiencias vividas. Algunas como estas, que os he relatado: sazonadas con dosis de humor que no dejaban, a pesar de aquella dramática etapa de la historia, ser parte de su vida cotidiana.

  • Valora este artículo
    (1 Voto)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

Organiza

SpanishESEuskaraeu-ES